LA TRONCA DE NAVIDAD

¡Qué rápido pasa el tiempo! Ya ha llegado el invierno y nosotros vamos haciéndonos cada vez un poquito mas mayores y autónomos.

Con el invierno llegan las vacaciones de Navidad y con las seños hemos hecho un precioso pino de círculos para felicitar a nuestros papás.

Las seños, que todo lo aprovechan, han confeccionado con los recortes que han reciclado y con nuestra ayuda un pino para decorar el vestíbulo. Es un pino vintage.

Con la Navidad también ha llegado la tronca al colegio, que es una tradición del Alto Aragón. Un abuelito amigo de las seños les manda “La tronca de Nabidá” .Llega un poco flacucha y cansada del viaje, pero nosotros la tapamos y la alimentamos con dulces navideños y se pone “gordísima“.

Lo mejor es cuando el último día de clase los niños salimos a golpearla a la vez que decimos las palabras mágicas “Caga tronca, caga turrón “ y nos caga una bolsa de chuches si hemos sido buenos.

CAPERUCITA ROJA

La hora del cuento es uno de los momentos más esperados por los niños.

La clase se transforma, los niños sentados en la asamblea están expectantes, hay silencio y en sus caritas se adivinan las ganas de adentrarse en mundos maravillosos, reales o imaginarios, con personajes fantásticos o cercanos a ellos. Está claro que quieren vivir aventuras y sentirse protagonistas del cuento.

Los niños rápidamente se identifican con los personajes y se sienten afines a ellos. Hasta los más trastos y movidos son capaces de escuchar un ratito para no perder detalle de lo que en el cuento se narra. Normalmente no solo escuchan, también interactúan o aportan opiniones sobre lo que va transcurriendo. Es muy gratificante observar sus caras de risa, asombro, duda, miedo, sorpresa…

Este entusiasmo nos ha llevado a trabajar un cuento tradicional “CAPERUCITA ROJA”. La mayoría de los niños se lo saben o por lo menos han oído hablar de Caperucita, de lobos, bosques, cazadores, abuelitas. Es un cuento donde las emociones están a flor de piel y la aventura asegurada, así que allí que nos sumergimos.

A los niños les resulta fácil identificarse con los protagonistas del cuento. Unas veces pueden ser la dulce y cándida Caperucita, o la bonachona abuelita, o el malvado y feroz lobo o el leñador o el cazador valiente. Todos valen para vivir una gran aventura.

Al comenzar el proyecto hemos solicitado a las familias vuestra colaboración aportando materiales relacionados con el cuento. Nos habéis traído diferentes versiones de Caperucita, títeres, animalitos, puzzles, mémoris, disfraces, etc. Con todo lo aportado hemos montado la mesa del proyecto que ha estado presente a lo largo del desarrollo del mismo.

Los niños en la hora de rincones podían acudir a la mesa para leer cuentos, jugar con los puzzles, dramatizar, etc.

Os damos las gracias por vuestra colaboración aportando lo que teníais. Los niños aprenden a compartir sus cosas con los demás y a cuidar lo que no es suyo.

Como motivación se ha partido del cuento de Caperucita de Disney. Les ha encantado. Algunos ya lo habían visto en su casa.

A partir de este momento hemos ido analizando los distintos personajes. Hemos visto como eran sus personalidades, cualidades y también como eran físicamente, que les caracterizaba a cada uno y han salido cosas muy bonitas.

Se han contado diferentes versiones para ver con cual se identificaba cada niño e incluso nos hemos atrevido a inventar otros finales.

Se ha trabajado muchísimo el lenguaje oral y escrito partiendo de tarjetas que contenían los nombres de los personajes y de los elementos más representativos del cuento. Han aprendido letras nuevas, palabras parecidas, mas largas o mas cortas y a asociarlas con dibujos. También se han trabajado adivinanzas, poesías y canciones.

Los principales personajes se han hecho con figuras geométricas. Los niños los montaban y desmontaban como puzzles. Les ha encantado la actividad y de forma lúdica nos ha permitido trabajar, manipular y crear con los bloques lógicos otras figuras diferentes.

Se ha trabajado la lógica matemática y la numeración con los personajes que se movían dentro de un marco que hemos creado en plástica para ellos.

Cada niño ha confeccionado un soporte donde viven y se desenvuelven los protagonistas del cuento- La casita de la abuelita con su dormitorio y su bosque.

Los niños libremente han jugado con los personajes moviéndolos por la casita según la versión del cuento que ellos escogían.

Dirigidos o de forma espontánea han dramatizado el cuento con las marionetas o disfrazándose. Era muy gracioso e interesente observar las emociones que expresaban con sus gestos o palabras. Ha sido curioso como niños tímidos escondidos bajo marionetas han expresado emociones y se han comunicado con otros niños.

También se ha hablado un poco de la vida en el bosque y de lo que podemos encontrar en el y los niños han contado experiencias de excursiones que han hecho a parques o bosques.

Partiendo de los alimentos que Caperucita lleva en su cestita se ha hablado de alimentación sana y saludable, de su importancia para crecer fuertes y sanos.

El proyecto ha sido muy motivador para los niños, lo han vivido a tope y las emociones han estado presentes a lo largo de todo el proyecto.

Contad cuentos a vuestros hijos, son momentos mágicos llenos de complicidad. Volved con ellos a la niñez,

“El día que se me acabe la imaginación, pediré consejo a un niño“

Os dejamos unos trabajos para que veáis todo lo que hemos trabajado.

EL COLEGIO

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos”
Carl Gustav Jung

Nuestro objetivo fundamental como maestras es que el niño se sienta querido en el colegio, que sea feliz. De lo contrario difícilmente podrá ser educado. Queremos darle cariño, conocimientos y estrategias que le hagan descubrir quien es, en un ambiente de libertad. Solo así podrá crecer y relacionarse con sus iguales y con los adultos que le rodean.

No crecemos solos, necesitamos a los demás. De ahí trabajar el proyecto “El Colegio”.

En este espacio en que pasamos muchas horas debemos aprender a escuchar, hablar, respetar, jugar, compartir, ayudar… Por eso es importante sentirse parte de un grupo, de una clase, abejas o mariposas y aprender a vivir en ese grupo grande que tiene una identidad propia.

En este proyecto hemos intentado que el niño se sienta parte de un todo, el cole, de un grupo mas pequeño, la clase, e incluso de un núcleo mas pequeño aún, el equipo.

Además de la pertenencia a un grupo hemos trabajado las normas, hábitos y rutinas de la clase para que todo funcione con normalidad.

Se ha elaborado una orla gigante y un carnet individual que nos dice lo importantes que somos dentro de la clase y lo que nos diferencia de los demás.

En las asambleas hemos empezado a conocer y diferenciar nuestros nombres cuando el secretario pasa lista.

También trabajamos la lógica matemática, canciones y poesías relacionadas con el proyecto, hacemos psicomotricidad para tomar conciencia de las partes de nuestro cuerpo, etc.

Con este proyecto ya hemos empezado a tomar conciencia de que, aunque pequeños, somos piezas importantes con identidades diferentes de algo mas grande que es el Colegio María Moliner.

Nos sentiremos orgullosas si al final de esta etapa que acaban de comenzar, los niños son felices siendo fieles a si mismos.

LAS FIESTAS DEL PILAR

Ya ha pasado el periodo de adaptación y en la clase empiezan las rutinas y la normalidad de lo que va a ser nuestro día a día, no olvidando la flexibilidad que requiere una clase de infantil.

Estamos preparados para trabajar nuestro primer proyecto: “Las fiestas del Pilar “.

Son tan pequeños que tenemos dudas de si recuerdan algo del año anterior. Como acaban de ser las fiestas de nuestro barrio, algunos enseguida relacionan el Pilar con los cabezudos.

¡Cabezudos! Todos se entusiasman y partimos de ahí para situarnos en el proyecto.

Con fotos, coplillas y bailes de los cabezudos empieza su camino nuestro marchoso proyecto. El entusiasmo y la algarabía llena nuestras aulas.

El cartel anunciador de las fiestas ha sido otro eje motivador del proyecto. Hemos llamado a la baturrica Pilarín y hemos jugado a ver que pensamientos o recuerdos tenía en su cabeza. aprovechado para trabajar el traje típico, nombres de cabezudos, festejos, la jota, a identificar algunas letras y números, etc.

Los cabezudos del barrio han venido a visitarnos a nuestro patio. Algunos hemos reído, llorado, cantado y los mas valientes les hemos dado la mano.

Otro eje motivador del proyecto ha sido la ya famosa e instaurada “carrera del cachirulo”.

Aunque somos los más pequeños del cole hemos salido durante una semana a entrenar como verdaderos atletas. Unas veces solos y otras nos han dado la mano alumnos mayores del cole que estaban en Educación Física.

Equipados con nuestro cachirulo al cuello hemos corrido la carrera como auténticos campeones/as. Ha sido divertidísimo y nos han aplaudido mucho. Nosotros también hemos aplaudido a todos los niños, a los profes y a las mamás y papás valientes que han corrido la carrera.

Esta carrera nos ha introducido ya de pleno en la vida activa de actividades comunes a todo el cole. Ya somos miembros de pleno derecho del colegio María Moliner.

El proyecto ha sido muy chuli y divertido porque todo lo que hemos trabajado en clase lo hemos podido vivenciar en la calle, cuando nuestros papás nos han llevado a los diferentes actos de las Fiestas del Pilar.

PERIODO DE ADAPTACIÓN

10 AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Ha llegado el 10 de septiembre, temido para algunos y ansiado para otros.

Caritas alegres, expectantes, desconfiadas, con pucheros, algunas con lloros y alguna que otra pataleta. Pero allí estabais todos en pequeños grupos y con diferentes horarios de la mano de mamá, papá o los yayos.

¿Quienes son estas señoras? ¿Qué hacemos aquí? ¿Dónde nos llevan?…….En unos segundos las dudas se disipan. Vamos a las aulas de las abejas y las mariposas que son los nombres de las clases en las que vamos a permanecer tres años.

Ya en el aula hacemos las presentaciones pertinentes, les enseñamos rincones, jugamos, hablamos, consolamos llantos, en definitiva nos acercamos a ellos intentando ganarnos su confianza y cariño con más acierto con unos que con otros.

La semana del periodo de adaptación ha transcurrido de forma natural, sin más incidentes que los lloros o mimos propios del momento. En general ha sido positiva y nos ha permitido hacer una observación directa de cada niño para hacer una evaluación inicial.

BIENVENIDA

Estimadas familias, queremos daros la bienvenida al Cole María Moliner y qué mejor manera que agradeciéndoos que nos hayáis escogido como modelo educativo para vuestros hijos.


Comenzamos una andadura que esperamos sea fructífera para los niños, para vosotros como familia y para nosotras como educadoras.


Desde la experiencia y el cariño queremos que vuestros hijos sean “felices” en esta etapa tan fundamental para su desarrollo integral como persona. Para ello os pedimos una estrecha colaboración familia-escuela y que confiéis en nosotras durante esta etapa de infantil que vamos a compartir.