Proyecto “El Chocolate”

Hernán_Cortés

SAM_3567

Hemos elegido este proyecto, entre varios motivos, porque nos transporta a tierras lejanas llenas de curiosidades y misterios, a conocer nuestro pasado aventurero, el proceso de elaboración del chocolate, a deleitarnos con las excelencias del mismo y a descubrir y desarrollar sensaciones a través de nuestros sentidos (tacto, gusto, olfato, oído y vista) y porque un proyecto tan dulce y golosón es la mejor manera de terminar estos tres años de andanzas juntos.

La actividad motivadora de este proyecto ha sido contar la leyenda de Quetzalcóatl (serpiente emplumada), dios azteca del viento y de la luna. Vivía en el Paraíso de los dioses e hizo un regalo a los humanos, las semillas del árbol del cacao. Las plantó y con la ayuda del dios Tláloc, dios del rayo y de la lluvia, creció el árbol del cacao.

Con sus frutos los aztecas elaboraban “la bebida de los dioses” (cacao, agua, chile y vainilla), que proporcionaba fuerza y energía.

La leyenda les ha gustado mucho a los niños y la han ilustrado con dibujos preciosos.

Con mucha curiosidad y ganas de aprender nos hemos adentrado en el mundo azteca.

El pueblo azteca vivía en Méjico. Lo hemos situado geográficamente en un mapamundi. Era un pueblo valiente y guerrero. Construían sus ciudades en medio de la selva y levantaban grandes pirámides de piedra. Pero su tesoro más preciado era “la bebida de los dioses” y como tal se la ofrecían.

Eran presumidos. Se pintaban la cara, se ponían collares y plumas en la cabeza.

El cacao era tan importante para ellos que inclusive utilizaban las semillas como moneda.

Les ha fascinado el mundo azteca, no así eso de tomar chocolate amargo y picante como ellos. Tienen claro que lo prefieren dulce.

Para responder a las preguntas suscitadas de cómo hemos llegado a consumirlo de esta forma y cómo ha llegado el chocolate a nuestras casas nos hemos embarcado igual que el Almirante Cristóbal Colón y sus marineros en una aventura por el Océano Atlántico, a bordo de las carabelas “La Pinta”, “La Niña” y “La Santa María”.

Con ellos hemos vivido sus aventuras y desventuras hasta llegar a tierra el 12 de octubre de 1492.

Hemos aprendido quiénes eran los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Cómo éstos ayudaron económicamente y confiaron en Colón para ir a las Indias en busca de riquezas que traer a España.

También hemos sabido que Colón realizó cuatro viajes, pero nunca supo que había llegado a un nuevo continente: América.

Hemos conocido a Hernán Cortés, descubridor de Méjico, al que el emperador Moctezuma confundió con el dios Quetzalcoátl, al verlo montado en un caballo (animal desconocido en Méjico) y vestido con su brillante armadura.

Tal confusión llevó a Moctezuma a ofrecerle a Hernán Cortés la tan preciada bebida de los dioses para su deleite.

Sabemos también que algunos productos básicos de nuestra dieta (maíz, piña, tomate, patatas, cacahuetes) los trajeron los conquistadores a España desde el nuevo mundo.

En uno de esos viajes un monje trajo a España semillas de cacao, que regaló al Abad del Monasterio de Piedra (Zaragoza).

Los monjes en su cocina elaboraron el primer batido de cacao dulce que se tomó en España (cacao, leche, azúcar y miel) y que ahora todos tomamos.

Hemos aprendido el nombre del árbol del cacao “Theobroma cacao” o “cacaotero” y sus principales características. Es un árbol de hoja perenne y da frutos dos veces al año. Tiene frutos en las ramas y en el tronco que se llaman habas y son de color rojizo o amarillo. Sus semillas en el interior están unidas como en una mazorca y hay que desgranarlas.

SAM_3489

Hemos trabajado el proceso del cacao: En primer lugar se recolectan los frutos. Se secan y fermentan y se tuestan para aumentar sabor y aroma. Una vez molidos se baten y mezclan los ingredientes para su envasado. De este modo llegan a la tienda en sus diferentes versiones: chocolate con leche, negro, blanco, con almendras, fresas, pistachos, avellanas, bombones, etc.

P3

A lo largo de todo el proyecto hemos elaborado diferentes recetas que luego hemos saboreado:

Batido de cacao: Hemos batido mucho el cacao con la leche para hacer espuma, pues a los aztecas les encantaba notar como las burbujas explotaban en la boca y como el aroma ascendía por la nariz, pudiéndose saborear más el cacao.

Previamente hemos hecho un experimento de montar claras de huevo para que viesen las burbujas llenas de aire que ocupan espacio, pero no pesan.

Mira las fotos del batido

– Hemos compartido un enérgico desayuno a base de chocolate con churros ¡Qué rico!

Mira las fotos del chocolate con churros

Bombones: Tras fundir chocolate lo hemos vertido en unas cucharas y posteriormente los hemos decorado con anises de distintos colores y formas. Se ha enfriado en la nevera y a comer. Estaban riquísimos.

Mira las fotos de los bombones

Helado de tres sabores: Con estos calores el helado nos ha refrescado y algunos habríamos repetido.

Mira las fotos del helado

La casita de chocolate: La seño Alejandra nos ha contado el cuento y luego hemos elaborado con bizcocho, chocolate y lacasitos una casita de chocolate que posteriormente hemos degustado.

Mira las fotos de la casita de chocolate

Chocolate cornflake cakes. Con la seño Nova hemos fundido chocolate, añadido mantequilla, miel y cereales, lo hemos mezclado todo y los hemos vertido en moldes de papel. Después de enfriarse nos lo hemos comido.

Si al terminar el proyecto nos veis más rellenitos ya sabéis a qué se debe.

No solo hemos comido chocolate. También nos han contado cuentos sobre el tema, hemos aprendido adivinanzas, poesías, cómo se dice chocolate en distintos idiomas, hemos bailado, escrito, leído, dibujado, etc.

Queremos dar las gracias a:

  • Biblioteca “Rey del Corral”, en especial a Albano que muy amablemente nos ha buscado y prestado libros y cuentos sobre los aztecas y el chocolate.
  • Establecimiento “Té & Cacao”, que sin conocernos, nos ha prestado el haba del cacao. Así hemos podido observar como es por dentro y por fuera, como huele, como es su textura y como son sus semillas.

Este ha sido un proyecto muy rico y dulzón. ¡Como nosotros! ¿A qué sí, papás, mamás, yayos…? Y muy muy divertido, en el que hemos aprendido muchísimas cosas.

“Solo queremos paz, amor, alguien que nos entienda y un
pedacito de chocolate tan grande como nuestras manos”
Anónimo

FOTO MANOS